ECO CONDUCCIÓN


1. Adoptar una conducción pacífica y relajada

Prender el motor sin acelerar, procurar que la velocidad sea constante, anticipar las desaceleraciones son los preceptos de la conducción ecológica. Una conducta agresiva en la ciudad puede aumentar el consumo de combustible hasta en un 40% es decir 7kg de CO2 por cada 100km.

2. Reducir la velocidad

Reducir la velocidad en 10 km/h es bueno para su bolsillo y su seguridad. Se economizan 2 galones de combustible y 12kg de CO2 en 500km, que representan una reducción del 12.5% de emisiones de gases de efecto invernadero.

3. Cortar el motor

Prender y apagar el motor consume menos que dejar encendido el motor sobre los 20 segundos.

4. No abusar de la climatización

La climatizacion es confort y seguridad pero hay que saber utilizarla con conciencia, el sobre consumo de aire acondicionado puede aumentar en un 25% el consumo de combustible en la ciudad. Las emisiones de CO2 debido a la climatización producen  2,6 kg CO2/100 km.

5. Verificar la presión de las llantas

Transitar con las llantas bajas es peligroso y consume más combustible. Una llanta inflada a 5000Pa (presión peligrosa) produce 2,4% más de consumo de combustible, es decir, 24 dólares y 58kg de CO2 por año.

Es importante verificar la presión de las llantas por lo menos cada dos meses, lo que permite economizar y además garantizar la seguridad de nuestro vehículo.
Para inflar las llantas correctamente, no hay que haber recorrido más de 3 kilómetros por la temperatura de las llantas.

6. Verificar regularmente el estado del vehículo

Un vehículo mal revisado puede provocar hasta un 25% de incremento en el consumo de combustible. El filtro de aire dañado hace consumir un 3% más.